Preparar una media maratón

Dicen que a la tercera va la vencida y en mi caso, la tercera media maratón que he corrido ha sido la primera que he preparado realmente de verdad. Es justamente por eso por lo que he pensado que era interesante escribir sobre ello.

Para poneros en contexto, en el 2015 corrí por primera vez los 21.097,5 km. No puedo decir que no la preparé porque es evidente que para correrla hay que haber entrenado, pero no hice ningún plan específico ni me asesoré por nadie.

Para prepararla, salía a correr unos tres días a la semana; el objetivo principal era ser capaz de acabarla, así que no me importaban tiempos, ritmos, pulsaciones ni nada de nada. De echo ni tenía reloj gps ni intención de comprarlo.  Llegó el día de la cita y Laia y yo (mi compañera de batallas) allí estábamos dispuestas a darlo todo. No tenía nada de nervios (cuando corro ahora si que los paso y a veces anhelo aquellas cursas en las que me daba igual todo jejeje). Aquel día lo pasamos genial, recuerdo que la miré a eso del km 18 y le dije: Voy muerta… Ella iba igual, pero aguantamos el tipo y en 01:48:48 h cruzabamos de la mano la línea de meta. Creo que para el tipo de entrenamiento que habíamos hecho el tiempo estaba de coña y el objetivo de acabarla se había cumplido, así que estábamos super contentas.

La segunda media maratón que corrimos fue de Montaña (con 1000m d+), y la preparación fue igual que la anterior: ningún plan específico más que correr (en la bajadas) y caminar (en las subidas) por la montaña de mi pueblo. Aquella cursa me encantó (siempre me había gustado más correr por montaña que por asfalto), y aquel día el objetivo se cumplió en 02:55:12 h.

Dos años más tarde he vuelto a cruzar la línea de meta en la edreams mitja marató de Barcelona, y más que el tiempo, que se ha reducido bastante, lo que destacaría es la forma en la que he afrontado el proceso, desde que empecé el específico (esta vez sí me he preparado como dios manda) hasta que llegué a meta.

Estos últimos meses no había estado corriendo especialmente mucho, aunque sí había tirado de bicicleta y nadado, así que podemos decir que partía de un buen estado de forma física. Estuve mirando el propio plan de entrenamiento que ofrecen en la web de la mitja (hay varios según el tiempo que desees hacer) y desde el primer momento dije:         Quiero conseguir el sub 1:40h.

De entrada se avecinaba exigente; Conseguir bajar de ese tiempo ya es correr.. pero tenía ganas de intentarlo y con ganas todo es posible, no?. Sin tener muy claro cómo iban a ser los entrenamientos empecé a rodar y poco a poco le fui pillando el truco y empecé a disfrutarlo mucho. A esto me refería cuando he dicho “destacaría la forma en la que he afrontado el proceso”

Porque he disfrutado de él a tope, he aprendido a entrenar, a sufrir, a sentir la fatiga acumulada, a sentirme orgullosa de mi misma después de un entreno fuerte, a comprender que esta historia va solo conmigo…

he vuelto a experimentar que si te esfuerzas las cosas salen, que nada es gratis pero tú posees las monedas suficientes, que hacer lo que te gusta es el mayor de los privilegios… que si haces los deberes no tienes porque ir nervioso el día de la cursa, y que si no sale como esperabas debes marcarte otro objetivo y continuar adelante.

Por suerte tengo al lado a un buen atleta (mi pareja Juanmi) y él me ha ido ayudando en todo momento. Para quien no tenga una pareja que le pueda ayudar, siempre encontrará un grupo con el que salir y crecer deportivamente; rodearte de personas que comparten el deporte contigo es esencial.

Centrándonos en el tema propiamente de entrenamientos, no voy a hablar de ningún plan específico; Básicamente porque no soy entrenadora y creo que es un trabajo suficientemente importante como para que te lo lleve alguien preparado que pueda individualizarlo 100% a tus necesidades/objetivos. Sí puedo explicar mi experiencia en esta preparación con la que realmente he notado una gran evolución, y me ha enseñado que si quieres mejorar debes dejar de correr por correr y debes ponerte en las manos de un profesional.

En mi caso, con el objetivo de conseguir el sub1h40′ mi planing era de 4 días de entreno/semana. Está claro que a más entrenos y más sufrimiento mejores resultados, pero también hay que saber marcarse objetivos realistas. Sin entrar en muchos detalles, mis 4 días se dividían en un día de rodaje cómodo, un día de series, un día de progresivo y un día de tirada larga. Este plan más que en Km se centró en el tiempo de entrenamiento (mínimo de 1h/día de entreno siendo mayor  el día de la tirada larga). Otra cosa importante que he aprendido es que es muy importante el Calentar y Descalentar (nunca lo hacía). Normalmente los 20 primeros minutos y los 20 últimos son para ello y entre medio se hace el entrenamiento específico que toque ese día.

A estos 4 días se le debe añadir un día o dos de fuerza, y en mi caso como no quería dejar de lado la natación ni la bicicleta, muchos días doblaba entrenamiento. Lo que primero hacía era correr para estar a tope en el entrenamiento de carrera y luego practicaba el otro deporte pero ya con menor intensidad; al final todo suma y todo agota jeje.

Y por último, y no por ello menos importante, le he prestado un poco de atención a la alimentación. He intentado comer las cosas que mi cuerpo necesita y evitar las que no, y sinceramente a parte de encontrarme mejor, el rendimiento también se ha visto mejorado.

El día de la carrera estaba bastante tranquila (según Juanmi estaba inquieta, pero yo no sentía esos nervios en el estómago que otras veces si jejeje). El motivo de mi tranquilidad? Pues sinceramente, sentía que los deberes estaban hechos. Los entrenamientos habían salido, a unas semanas había hecho un 10K para ver si el ritmo decidido en la media maratón era el que realmente podría llevar, y como todo decía que ADELANTE… Ese día simplemente fui, corrí y conseguí lo que tanto había entrenado, cruzar la meta en 01:38:21 h

… Y aprendí muchas cosas también por el camino… Como por ejemplo que al principio es muy fácil “fliparse” e ir a un ritmo más exigente que el preparado, pero tienes que tener cabeza y pensar que cuando vayas por el km 15 no vas a ir tan suelto y penalizará más todo lo que aflojes ahí (por haberte pasado al principio) que no contenerte en los primeros km y así poder aguantar el ritmo toda la cursa.

Recuerdo el primer día que hice un km en 4:19 min, no podía creerlo ni casi respirar jeje. Sabéis aquello de

“Y COMO NO SABÍA QUE ERA IMPOSIBLE, LO HIZO”

Pues eso, poco a poco fui mejorando tiempos, fui aprendiendo a sufrir disfrutando y casi sin darme cuenta cruzaba la meta

Share Button
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

HTML tags are not allowed.