#objectiuhalfsalou

Cambrils, domingo 12 de junio de 2016, nerviosa, enfundada en mi neopreno, allí me encontraba a punto de saltar al agua del que sería mi primer Triatlón distancia sprint.

Había entrenado relativamente poco (bastante bici, algo de natación y algún rodaje suave corriendo). No sabía dónde me metía, sencillamente me apetecía probarlo y aunque la natación la llevara fatal, la bicicleta y el correr no se me daban tan mal.

Desde aquel día he pensado que existe una Laura antes y una después; me encantó la experiencia, tanto, que al instante supe que había sido el comienzo de algo muy bueno. Un tiempo atrás había sentido la necesidad de APASIONARME por algo (deportivamente hablando); en la bicicleta logré encontrar esa pasión y ese día descubrí que además del Ciclismo, el Triatlón también me llegaría a entusiasmar. Recuerdo que más tarde en la comida, las chicas bromeábamos sobre la media distancia, y como había disfrutado tanto dije que SI, que me veía haciendo un Half. Al fin y al cabo yo venía de la bici y los 20k de la distancia sprint me habían sabido a poco… Los 90k del half me llamaban más.

Ese día sembré una semilla en mi cabeza que poco a poco ha ido floreciendo

Una cosa estaba muy clara, había sufrido mucho para nadar los 750 m de la prueba, en ese momento una servidora no estaba preparada para afrontar los 1900 m de un half. Era algo totalmente impensable, aunque tampoco me preocupaba excesivamente, no lo tenía que nadar ahora sino el verano siguiente.

Durante el verano ya empecé a practicar las 3 disciplinas con mayor regularidad. Al principio costó, mi cabeza siempre tiraba para la bici, pero al final supe encontrarle la gracia a cada deporte y ahora mismo no me saldría hacerlo de otra forma. Fui entrenando sin ningún objetivo claro más que el de disfrutar y coger fondo, mientras me estudiaba todos los triatlones de media distancia que se disputaban en España. Por varios motivos el ganador fue Challenge Salou para el 28 de mayo de 2017. Había reto y fecha… Había #objectiuhalfsalou!!!

Desde el momento en que me inscribí no ha habido día en que no haya pensado en él. No quiero que lo veáis como una obsesión, sino como un reto lo suficientemente importante como para modificar tu estilo de vida. Para mi el Triatlón es una filosofía de vida, y conforme pasan los días, más convencida estoy de ello. En el mundo adulto real, nadie regala nada, ni en el deporte ni en otro ámbito, así que…

Tú decides cuánto te quieres implicar y comprometer con algo. En mi caso, me comprometí al 100% posiblemente porque no sé hacerlo de otra manera

Ahora faltaba un plan de entrenamiento… A mi personalmente me ha ayudado mucho mi pareja porque lleva años en este deporte, sino es recomendable 100% que busques ayuda en un profesional.  En mi caso propusimos 20 semanas de específico, aunque las 6 semanas previas ya había empezado con un plan específico para la Media Maratón de Barcelona, ya que decidí incluir dentro del half correr una media maratón y al final corrí dos “Barcelona y Calella”. Gracias a ello aprendí a entrenar el correr y sobretodo a disfrutarlo, y me planté con una Mejor Marca en Media Maratón de 1h 34′ 22″, rotundamente… es lo que se me da mejor.

En total han sido 26 semanas de diversión, entrega, compromiso, superación, cansancio, dudas, sufrimiento, alguna que otra queja… Me han ayudado a conocerme más a mí misma, a darme cuenta de que podía aunque no lo sabía, y de que si no te crees capaz de algo NI LO INTENTAS, y no intentarlo es el error… Hay que creerse capaz de todo, y luego tener capacidad de sacrificio. Lo demás irá llegando.

Básicamente las semanas han transcurrido entre 6 días de entrenamiento y 1 de descanso (o eso es lo que decía el planning…) yo para bueno y para malo, no tengo un horario fijo en el trabajo, por lo tanto hay semanas que me es muy fácil cuadrar los entrenamientos porque trabajo pocas horas, y en cambio otras entre guardias de 24h y turnos de noche es humanamente imposible llevarlo todo… En definitiva, he cumplido lo máximo que he podido, incluso a veces he hecho de más, pero la realidad es que no somos profesionales, tenemos trabajo, familia, quehaceres, enfermamos, nos lesionamos, etc etc etc.

Para que os hagáis un poco a la idea de lo que significa entrenar un Half, acaban saliendo 3 entrenamientos de natación/semana, 3 de ciclismo, 3 de correr y 1 día de fuerza. A mi el día de fuerza me ha costado mucho cumplirlo, es uno de los objetivos específicos que me marcaré para el siguiente ;)

Si contáis no salen las cuentas verdad? Muchos días se dobla entrenamiento (al principio es raro pero luego lo raro es no doblar te lo aseguro). Estos días se aprovecha para trabajar también las transiciones: De nadar a bicicleta y sobretodo de bicicleta a correr. De 8 a 10h semanales (semanas más semanas menos) de entrenamiento hacen que preparar un Triatlón no sea cosa de broma, yo desde que empecé con mi plan veo a los triatletas con otros ojos.

Aquí os dejo el planning que muestra Strava de los entrenamientos realizados, el color azul hace referencia a la NATACIÓN, el lila a la BICICLETA y el verde a  CORRER.

Veréis que el orden es de reciente a antiguo, así que el primero que veréis pertenece a esta semana, semana de descaso obligado por trabajo y un curso, estoy que me subo por las paredes vamos jajaja.

Estas han sido las 20 semanas específicas del Half

___________________________________________________________

Estas últimas 6 semanas son las que hice más específicas para la Media Maratón, aún y así, no me dediqué únicamente a correr, pero sí que el mayor peso del entrenamiento y los ritmos fuertes los invertía en correr

Estoy preparando ya la crónica/vídeo sobre cómo viví el día de la prueba, nos vemos pronto!

Share Button
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

HTML tags are not allowed.