Mi debut en Maratón

Martes 6 de marzo de 2018, quedan 4 días 12h 58minutos y 25 segundos para que llegue la Zurich Maratón de Barcelona en su 40ª edición, y con el corazón en la mano he de decir que no estoy nerviosa (el domingo hablamos jajaja).

Sabes cuando llegas a un examen y te lo has estudiado todo? Pues así me siento, tranquila. Salga lo que salga estaré contenta porque llego con los deberes bien hechos, y qué más te puedes pedir cuándo has hecho todo lo que estaba en tus piernas?

Esta es mi primera Maratón, y todavía no soy consciente de lo que voy a vivir el domingo. A ratos, alguna duda sobre cómo reaccionará mi cuerpo me ocupa el pensamiento. Cómo gestionaré el cansancio? Viviré el famoso muro del km30? Y cuando duelan las piernas…? Bla Bla Bla… Cuando esto pasa intento no darle mucha importancia; no soy de las que tiende a PRE-OCUPARSE de las cosas, y me digo a mi misma: Ya te OCUPARÁS de gestionarlo sobre la marcha en caso de que debas hacerlo. Mi mantra LET IT BE, el que un día decidí tatuarme por si alguna vez se me olvidaba.

“el domingo solo llegará el domingo”

Mientras tanto, prefiero pensar en lo bien que han ido estos meses. En las cursas que he participado preparando la Maratón, en las veces que le he ganado a la pereza, a la lluvia e incluso al dolor. En las ciudades que he conocido corriendo,  conocer mundo corriendo me fascina!

A principios de septiembre empecé la pretemporada. Después del descanso de agosto me costó un poco más de lo esperado coger el ritmo. Recuerdo que hacía salidas cortas de 30′ a 5:30 y me costaba la vida jajaja y pensaba… Pero si hace 3 meses estabas a tope en el Half de Salou! Madre mía, hay que ver lo que cuesta ponerse en forma y lo rápido que se pierde! Pero como todo en esta vida, si le echas ganas las cosas van saliendo, y poco a poco fui cogiendo la chispa que echaba de menos y empecé a correr otra vez cómoda.

Sobre mediados de Noviembre (a 16 semanas de la Maratón) empecé el entrenamiento específico. A esas alturas ya estaba MODO RUN a tope, venía de hacer 18’58” en 5k y andaba con la motivación por las nubes. La verdad es que han pasado volando, no me puedo creer que ya estemos viendo la línea de salida… Como os he reflexionado en alguna otra ocasión, qué importante es disfrutar del camino… 16 semanas preparando algo que va a durar menos de 3h y media… No puedo concebir el deporte de otra manera… Disfrutándolo día a día.

La media de horas de entrenamiento semanales ha sido entre 6-8 h, que si lo comparo con la preparación del año pasado para el Half son unas cuantas menos. Hay semanas que vas cansado, semanas que tienes que tirar de compromiso o que en mi caso, Juanmi mi pareja, me ha ayudado mucho y ha tirado de mi. El camino hacia la Maratón no es un camino de Rosas, pero si de verdad es lo que te apetece hacer, compensa, y mucho. Un día/semana tocaban series, y para mi personalmente han sido todo un reto. En diciembre estaba haciendo un 2x7x500 y las últimas semanas han sido más de 3×4000, esto nunca lo había hecho y no me ha desagradado! Lo he disfrutado mucho mucho y el sabor de boca que me queda es tan bueno como para repetir en un futuro. Esperemos que el domingo acabe con la misma sensación ;O)

Ha sido entonces una etapa bonita, he conseguido mejorar mis marcas personales en 5k, 10k y en media maratón (ojalá pueda seguir diciendo esto cada temporada verdad?). Y aunque sé que todavía queda bastante por mejorar, creo que voy por buen camino. Empecé a correr en 2014 y a entrenar más seriamente en 2016, así que hay que ser paciente y perseverante y seguir acumulando experiencia. He tardado 4 años en decidirme a participar en una Maratón, me lo tomo con calma, no tengo ninguna necesidad en ir acumulando “carreras” porqué sí, por decir que lo he hecho. Cada año reflexiono sobre qué reto me apetece preparar, y me comprometo con él. Este es el más gordo del 2018, aunque retos siempre tengo.

De cara al domingo el objetivo es disfrutar y acabar con las mejores sensaciones posibles. No tengo en sí una expectativa de tiempo, pero lo cierto es que me he de plantear un ritmo de carrera y no dejarlo al destino. El recorrido no es totalmente plano, cuándo voy a tomar algún gel… La planificación forma parte de la preparación si quiero que salga lo mejor posible. Hemos estado dando vueltas con Juanmi y hemos marcado un ritmo que consideramos me será cómodo para poder correr los 42.195 km sin sufrir demasiado. Siempre estaré a tiempo de aflojar o apretar según las sensaciones, aunque ya os digo que muy bien tengo que llegar al km 35 para decidir apretar jajaja.

Vuelvo pronto para explicaros como fue el día de la cursa, deseadme suerte ;O)

Muuack

Share Button
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

HTML tags are not allowed.